Feeds:
Entradas
Comentarios

Carmen y tres de sus hijos llegan a Barcelona en 1949 para reunirse con Antonio, el padre, que les espera después de cuatro años trabajando allí. Falta Ginés, el mayor, que está haciendo el servicio militar. Llegan de Murcia, del campo, animados por la promesa de una vida mejor. De hecho, las mujeres de la familia, Carmen, de treinta y ocho años, Fuensanta, de dieciocho y Úrsula de quince ya tienen la promesa de un trabajo. La madre y la pequeña trabajarán en casas como sirvientas, la mayor en la fábrica de Hispano Olivetti y Antonio en la construcción, donde irá también Ginés al llegar. Todos unirán esfuerzos para que el pequeño, Salvador, siga estudiando. Toda la familia vivirá en un pequeño piso con una segunda familia de parientes.

Al principio les es un poco complicado adaptarse al cambio entre el campo y la ciudad. Son recibidos con recelo y desprecio de los conciudadanos. Cada miembro de la familia empieza con sus ocupaciones, Carmen es humillada de continuo por su jefa hasta que la despide y empieza a trabajar en una droguería. Con el paso de los años se reencuentra con un viejo vecino del pueblo, Sebastián, sobre el que guarda un secreto que ha marcado su vida y su matrimonio. Al estallar la guerra, Sebastián, que estaba obsesionado con Carmen, mató al padre de ésta y la violó, dejándola embarazada de Salvador, que se crió como un miembro más de la familia, sin sospechas de ninguno. El reencuentro no pasa de un momento desagradable hasta que la homosexualidad de Salvador provoca que le detengan. Sebastián, al tener un puesto importante, descubre entonces que es su hijo y le saca de la cárcel, pero hace un pacto con Carmen. A cambio, ella tiene que acostarse con él tres veces. A la tercera de esas visitas, le encuentra asesinado.

Por otra parte, Antonio se siente responsable de un accidente que ocurre en su trabajo. Debido a las escasas medidas de seguridad, muere uno de los albañiles, y el constructor compra su silencio. Ginés hace trabajos ilegales, robando carne o tabaco para que luego se revendan. Fuensanta, enamorada de su primo Rogelio, deja su trabajo en Hispano Olivetti por uno de dependienta en una perfumería, motivada por el acoso de uno de sus jefes. Rogelio, comunista, le ofrece acompañarle en el exilio, pero no lo acepta y se queda con Pablo, un joven abogado al que conoce atendiéndole en la perfumería. Los jefes de Úrsula descubren la pasión de ésta: cantar. Mueven contactos y le consiguen un representante que le da sus primeras actuaciones en teatros. Empieza una relación de amistad con Víctor, su guitarrista, pero cuando el representante le ofrece que sean amantes, decide acompañarle a Sudamérica para hacer juntos una carrera artística allí.

Carmen es detenida por el asesinato de Sebastián, pero el padre de Pablo se hace cargo del caso y consigue liberarla. Años después, ya en los sesenta, en la cena de Nochebuena la familia ha cambiado mucho. Ginés ha dejado de ir de todas las faldas, se ha casado y tiene dos hijas. Fuensanta se ha casado con Pablo y tienen tres niños. Salvador es abogado. Su detención y la muerte de su pareja le hacen tomar esa salida. La cena termina con la noticia de que Úrsula y Víctor  van a volver a Barcelona para el nacimiento de su primer hijo. Se ha convertido en una gran estrella de la canción en Sudamérica.

Tiene un estilo muy sencillo con mucho diálogo, que hace más dinámica y ágil la lectura, con capítulos cortos, generalmente entre dos personajes. Cada capítulo parece una escena de una película o una obra de teatro, algo que además comentó el autor ayer. Ha retratado perfectamente la sociedad de la posguerra, la homosexualidad como un delito, la impunidad de la policía, las opciones laborales para la mujer. La diferencia de clases queda reflejada en los personajes de Socorro, la primera jefa de Carmen, la familia para la que limpia Úrsula y la de los amigos de Salvador, Ana y Fernando. Cada una es diferente, mientras que la familia que contrata a Úrsula no hablan de política y parecen más abiertos hacia ella, la señora Dalmau representa la clase alta más rancia y ultraconservadora, que desprecia a los que no son de su mismo nivel. Queda reflejado por ejemplo al hablar de la guerra como “la Cruzada”, como se queja de la llegada de gente de fuera y de lo mal que se supone que trabaja Carmen simplemente porque son de baja condición. Hay un diálogo entre ella y una de sus amigas que lo resume todo:

 

-… si la tengo aquí es por mi buen corazón, que si no… Si es que no saben, son de otra clase. Vergüenza debería darles. Es sucia, descuidada… Mira, ¿sabes qué te digo?, que aún quedaron demasiados.

 

-Mujer,-le había sonreído su amiga Lourdes,-si estuvieran todos muertos, ¿quién trabajaría?

 

Era la primera vez que oía reír a la señora Dalmau.

 

La familia de los amigos de Salvador, aunque el padre es militar, tratan al niño con amabilidad, pero el trato con ellos cuando Salvador trata de besar a Fernando. Durante ese tiempo, Salvador idolatra al padre de sus amigos, Francisco. Llega a considerar que su padre al luchar en el bando republicano “estaba enfermo, pero se curó”.

 

Al tratar la inmigración se han visto comentarios que son muy similares a los que se han podido oír desde los últimos años, “vienen en manadas”, “venís a quedaros con nuestro trabajo y nuestra comida”…

 

Una de los mejores detalles que le encuentro es que define a cada personaje individualmente, cada uno tiene su propia historia que contar y no parecen solo “adornos” de una historia principal. Ha reflejado fielmente la vida diaria de los personajes sin resultar pesado. Resulta divertida la importancia de la radio, hace pensar en la que tiene hoy la televisión en cualquier casa. Me sorprendió gratamente que Fuensanta no se pasase la vida lamentándose por no haber ido con Rogelio y el cambio de Ginés.

 

 

 

 

 

Para la siguiente reunión, en la biblioteca el día 26, toca una pequeña clase de redes sociales. Para después ya no hay excusa para no comentar en el perfil de facebook o aquí, y al que siga sin hacerlo ¡colleja! jeje.

 

Y nada más, dejo el enlace para ver las fotos de Fernando del encuentro de ayer con Jordi Sierra.

https://www.facebook.com/#!/media/set/?set=a.410838362259784.109589.100000008725824&type=3

 

Un cariñoso saludo a todos.

 

L.

“El Cristo de Sal” es una novela de amor y misterio ambientada en Torrevieja durante los años 70 y 80, justo antes del boom inmobiliario. La historia gira en torno a la laguna rosa, la figura religiosa que hace Adolfo, el protagonista, y la historia de amor de éste y María, una vecina a la que conoce desde niño. Adolfo, el protagonista, su hermana Rosi y María tienen 10, 11 y 9 años respectivamente, aproximadamente los mismos que tendría Tomás en la época en la que empieza la novela. Los padres de Adolfo y Rosi son Rafael y Rosa, de 43 y 38 años, taxista y limpiadora. Los de María, Julián, es piloto de aviones; y Carmen no trabaja. De entre los personajes principales de la historia, además de Adolfo y María, destaca el Tío Tono y su familia. El Tío Tono es un artesano local, que aunque sea ficticio supone la encarnación de muchos personajes reales. Su explicación para hacer figuras de sal es auténtica y se sigue realizando del mismo modo en la actualidad.

La historia es un canto al amor incondicional por parte de todos los protagonista, principalmente por Adolfo, el Tío Tono y María. La historia empieza en 1973 cuando, debido a una herencia que reciben Rafael y Rosa, se compran un chalet en la Torreta, aunque en el libro lo llama “Laguna Salada”. Al principio solo Carmen está en contra de la relación. Cuando María se queda embarazada, su familia deja de ir a veranear a Torrevieja. Y, por un malentendido, a Adolfo la única noticia que le llega es que María le ha dejado por otro chico. En ese momento, también está deprimido por la muerte de un compañero de la mili, Pedro, que ha muerto de meningitis. No aparece por el cuartel y se le da por desaparecido. Después de unos años de búsqueda, con experiencias fantásticas de su madre Rosa y de María, al sacar la sal de la laguna, aparece una figura nueva en forma de Cristo, como la primera, que descubre que Adolfo se suicidó.

Por lo general, os ha gustado mucho la obra. Habéis coincidido mucho en haber tenido más tiempo al Tío Tono, en la sencillez del libro, que hace que llegue a todo el mundo, y que es curioso el uso de expresiones típicas de la zona. También que ha reflejado muy bien cómo era Torrevieja en esos años. Carmen en su trabajo de la primera reunión destacaba también el reflejo de los valores que había antes, del respeto a los mayores, realmente difícil de ver ahora. Las personan que vivimos en Torrevieja reconocemos todos los detalles que aparecen en el libro, como la vía de tren o el cine de verano Madrid, donde está el colegio Acequión. Los barrios que había eran definidos por centro, calvario, Acequión, la punta o barrio de pescadores y las calicas (por la playa de los locos).

 

Mi opinión personal sobre esta novela es regular. Quiero decir que ni me ha encantado ni me ha disgustado tanto. Para mí, da demasiadas vueltas, y es demasiado detallista en cuanto a lo que hacen los personajes. En mi opinión, no hace falta describir tanto el día a día de unos personajes. Por otra parte, a veces se tiene la sensación de que los únicos personajes que importan son los protagonistas, Adolfo y María, y que los demás son meros espectadores de su historia. Ni siquiera el único personaje que le podía dar algo más, Carmen, se mantiene en su actitud, y pasa de ser una enemiga declarada que se limita a quejarse, a estar encantada y a ser tan “maja” como los demás. Echo de menos algún personaje que caiga mal, pero mal de verdad, no solo porque sea lo que cualquiera entiende por una pija, que para colmo se arrepiente. Por ejemplo, que Arturo, el empresario que le lleva el primer cristo a Albarracín, tuviera un oportuno descuido que hiciera desaparecer la figura. Lo más cerca que he visto un momento parecido, ha sido al llegar el Cristo al pueblo y encontrarse la familia con que el cura y hasta el obispo ya han planeado un sitio para él en la iglesia, antes de contar con el permiso de los dueños. En resumen, son todos demasiado encantadores y buena gente.

También hubiera estado bien que ahondara más en las vidas de los demás personajes, o al menos en sus sentimientos, para que no pareciera que las vidas de Rosa, Rosy, Rafael, Julián y Carmen giran también en torno a ellos. Por otro lado, me parece poco realista que una persona descubra por fin que un ser querido ha sido finalmente encontrado muerto y solo sonría mirando al cielo y diga que “es un milagro”, por mucho que se lo temiera o por mucha fe religiosa que tenga.

El estilo es muy bueno. Cuidado y culto, al mismo tiempo que claro sencillo. Sin embargo, por lo general, nadie habla igual que se escribe.

Sobre el final de Adolfo, solo decir que me sorprendió. Me sorprendió porque era lo último que me esperaba. Aunque, por otra parte, creo que no puedo opinar mucho sobre ese detalle, porque partimos de que me van poco los suicidios por amor, o por desamor, según lo entiende Adolfo. No puedo entonces “defenderle” ni me emocionó.

No estoy diciendo con todo esto que el libro me parezca malo, no soy quien para hacer un juicio así, ni mucho menos. Como ya dije, de no gustarme no habría llegado ni a la cuarta parte. No habría esperado al final para decidir si me interesa y me gusta el libro o no, y  me habría dado igual el final. Por eso, los puntos que le veo a favor a la novela es que resulta especialmente fácil empatizar con personajes que viven en la misma ciudad y que van a los mismos sitios que el lector. Eso facilita la lectura. Veo en el el Tío Tono un personaje entrañable que entiendo como un homenaje a los artesanos locales. Resulta divertido cómo creen que aquí en Navidades hace una temperatura de veinte grados y se encuentran con que no, sorpresa que nos hemos llevado todos los que venimos de fuera, y la sorpresa del final, que no era el que esperaba. La historia de amor entre Adolfo y María está contada con ternura, queda bonito por lo inocentes que son los dos.

En general, salvo por los contras que le encuentro, está bien. Retrata fielmente cómo son los veranos, y el invierno, de Torrevieja y apuesta por una historia de amor clásica, que en general, es un argumento seguro.

 

Ayer también nos dieron la noticia de que el proyecto de “Préstame tus ojos” se expande hasta Sevilla.

Y empezamos con el libro de esta quincena, “Federico y su mundo”, una biografía de Federico García Lorca contada por su hermano Francisco.

Pinchando en el enlace, llegáis a las fotos, colgadas en el muro de facebook.

http://www.facebook.com/pages/Ambig%C3%BA/259147300836147?sk=photos

 

Y nada más. Un cariñoso saludo a tod@s!

L.

Página nueva

Hola a tod@s!

 

Antes de reunirnos mañana, aunque se comentará también allí, os pongo ya aquí el enlace para que visitéis el perfil de facebook. Como aquí hay pocos comentarios (que os espera un buen tirón de orejas jeje) he pensado que a lo mejor en facebook estaríais más participativos.

 

http://www.facebook.com/pages/Ambig%C3%BA/259147300836147

 

Pues nada más. Espero a mañana para colgar mi impresión sobre el libro de este mes, aunque ya dije algo en la reunión de hace quince días, y para resumir también las vuestras y el trabajo de Carmen.

Un saludo!

Laura.

Hola a todos!

 

Dejo un enlace con un artículo sobre este premio.

 

http://www.objetivotorrevieja.es/

 

Un saludo! y a seguir leyendo🙂

Laura.

Hola.

Hola a todos. Bueno, antes que nada, me presento. Soy Laura, vivo en Torrevieja desde hace casi un año, entré en el club de lectura poco antes de Navidades, y ahora me voy a hacer cargo del blog.

Empiezo, antes de dar mi opinión sobre “El cristo de sal”, que ya sabéis que es el libro que tenemos para este mes (y no quiero adelantar acontecimientos jeje), vengo con una propuesta que he tomado de la Cadena Ser. Se cumple ahora el bicentenario de uno de los escritores más leídos de todos los tiempos, el segundo inglés después de Shakespeare nada menos. Tiene historias que son inmortales, de tal modo que aunque no hayamos leído una obra suya, todos conocemos al menos tres y hasta se las podemos contar a alguien; incluso, repito, aunque no las hayamos leído propiamente dicho. Este escritor no es otro que Charles John Huffman  Dickens.

  Los temas que trata en sus novelas no pueden venir más oportunos, porque retrata la sociedad inglesa en plena crisis económica de las cíclicas que caracterizan al capitalismo, entonces recién estrenado.  Se trata de un autor que deja rasgos biográficos en sus obras, como se aprecia en Oliver Twist. No es que fuera huérfano, pero era de una familia muy humilde, y desde muy niño empezó a trabajar en una de las muchas fábricas del Londres del siglo XIX. Se hizo popular dando crónicas, ya adulto, de las sesiones del Parlamento.

Su obra se caracteriza por su estilo ligeramente cómico que utiliza para hacer una profunda crítica de su sistema social. Retrata una Inglaterra que queda muy lejos de la que nos presentaba Jane Austen no mucho antes, y de la que muchos pueden imaginar con el nombre de “Victoriana”. Una Inglaterra con muchas más sombras que luces, cuya descripción “dickensiana” disfrutó de la apobación y gusto de sus contemporáneos y que, como he dicho, es inmortal, no solo porque sus obras se sigan editando casi continuamente, sino por los temas que trata y los personajes que utiliza, que consiguen que el lector “se meta dentro del libro”.

 

Así que nada más. Dejo la propuesta a debate.

Nos vemos en la siguiente reunión.

Laura.

El pasado jueves día 6, los miembros del club de lectura “El Ambigú”, de la biblioteca publica municipal, se reunieron en el hall del teatro, para contrastar opiniones, respecto a al cine-forum que tuvo lugar hace dos semanas, con la proyección de la película “El nombre de la rosa”, y cuyo debate, como les informamos no pudimos Tener por el largo metraje de la cinta.
Llevo la voz cantante, como preparadora del tema, la coordinadora del grupo, Carmen Muñoz, que expuso el estudio realizado del tema. Nos hizo ver la influencia en Umberto Eco, de Jorge Luis Borges (“La biblioteca de Babel”), San Agustín (“La ciudad de Dios”) o Conan Doyle. Especial parte del debate se llevó, el intentar adivinar, la referencia del autor con el nombre del libro, siendo la hipótesis más aceptada el que se tratase de la misma Abadía, un castillo lleno de saber, donde la parte más importante de la misma es la biblioteca (la rosa), y donde se encuentra encerrado el verdadero secreto de los crímenes que se suceden. La película, como en tantas ocasiones, se queda corta respecto al texto, pero sale airosa en cuanto a ambientación, vestuario y localización de exteriores, que nos transportan a esa Europa del cisma eclesial, donde impera la ley de la “Santa Inquisición”, que se encarga de barrer del sistema a todo aquel que no confiese sus ideas, y acusarán de brujería y herejía al desdichado que señalado por el dedo del caprichoso inquisidor, no guarde el respeto y la connivencia, con que la Iglesia vivía en aquel tiempo, que mientras nadaban en la abundancia, la pobreza y la necesidad hacían mella en las clases más bajas de la sociedad. Nos hizo ver carmen, como en el libro se entremezclan las más poderosas órdenes religiosas , Dominicos, Franciscanos o Benedictinos, que hacen de su religión el veradero poder político y económico de la vida social.
Terminado el debate, se distribuyó el libro “La cinta roja” de Carmen Posadas, que debatiremos, los próximos días 20 de Mayo y 3 de Junio
Fernando Guardiola

Con motivo de la XIV edición de la Feria del Libro, visitó la misma, el escritor riojano, Andrés Pascual. Al término de la misma, firmó ejemplares, en los salones del Casino de Torrevieja, de su obra, finalista del último Premio de Novela “Ciudad de Torrevieja”, “El compositor de tormentas”. Durante casi dos horas, Andrés, mantuvo un entretenido coloquio con los miembros del Club de Lectura “Ambigú” de la Biblioteca Pública Municipal. Durante el mismo hizo un recorrido repleto de anécdotas, por los viajes realizados para escribir sus dos exitosas novelas, “El guardián de la flor de loto” y la que era objeto de la firma. Tras la este acto se trasladó al C.C. Virgen del Carmen, donde actuó como introductor de la II Gala de la Cultura, de cuyo desarrollo les informaremos detalladamente

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.